Secciones

El Milagro de la Renovación

El Baño de la Virgen

Comunicados

Noticias en facebook:

Frase del día

 

 

Atento aviso

El Módulo del IFE estará presente en Palacio Municipal el Martes 28, Miércoles 29 y Jueves 30 de Octubre de 2014 con horario de 09:00 am a 04:00 pm.

 

Atento aviso

El Espacio Poder Joven estará brindando servicio en Palacio Municipal de Lunes a Viernes con horario de 08:00 am a 03:00 pm y de 04:00 pm a 08:00 pm.

 


Contador de Visitas 

> Inicio > Turismo > La Virgen de Talpa

La Virgen de Talpa

 

El Milagro de la Renovación

La historia nos refiere que la Virgen iba a ser sepultada, el 19 de septiembre de 1644, en un hoyo abierto en la sacristía de la iglesia de aquellos tiempos, por encontrarse muy apolillada, carcomida, rota y empolvada, por disposición del señor Cura Pedro Rubio Félix. Fue la indígena María Tenanchi la encargada de envolver en manteles viejos las imágenes que iban a ser enterradas; la mujer tomó un mantel viejo y al querer tocar a la Virgen, hecha de pasta de caña de maíz, brotaron de Ella rayos de fuego y una luz muy intensa la cubrió, entonces la capilla se llenó de nubes y ángeles; los indígenas presentes cayeron al suelo desmayados por el susto y la impresión. La imagen sufrió una transubstanciación, o sea, un cambio de sustancia, pasó de ser de pasta de caña de maíz a una especie de cedro firme e incorrupto. A esto le llamamos el milagro de la Renovación.

El Baño de la Virgen

Se tiene noción de que hacia el año 1700 ya se realizaba este acto de imponerle a la Imagen de Nuestra Señora del Rosario algunos vestidos y joyas en la fecha del 10 de Septiembre; quienes lo hacían eran llamadas las indias Tenanchis, en recuerdo de la vidente del milagro de la Renovación: María Tenanchi. En la actualidad, "las Camareras de la Virgen", mujeres que no han contraído matrimonio y que viven en fe y castidad, son quienes, después de un proceso espiritual, realizan este ritual con sumo cuidado y devoción, que consiste en despojar a la Virgen de sus vestidos y joyas, acto seguido se limpia la imagen-escultura y tras colocarla en su peana, se procede a imponerle un conjunto de vestido nuevo, que llevará durante todo el año hasta el próximo 10 de Septiembre.

Cuidadosos preparativos.

En los días anteriores a la fecha ya referida se colocan cortinajes y emblemas marianos en la Basílica; en el Camarín de la Virgen se erige el gran altar, colmado de flores, para poner la Imagen ya una vez cambiada. Cuando la imagen es retirada de su trono y conducida al Camarín inicia el ritual del Baño de la Virgen: sólo las Camareras pueden ingresar, en tanto los fieles y devotos entonan alabanzas y recitan oraciones. En el exterior de la Basílica se apostan los vecinos de los barrios de San Miguel, San Rafael y San Gabriel, que se dedican a elaborar una gran alfombra de flores, follaje, aserrín pintado, granos y semillas.

Día de milagro.

El día 10 de septiembre se anuncia la salida de la Virgen; para dar comienzo a su recorrido. La Virgen se ve radiante llevada en andas, luciendo un nuevo vestido; camina entre flores, y flores le arrojan a su paso; pero la flor más bella es Ella misma. Es llevada a la parroquia del Señor San José, donde se encuentra el pocito, donde iba a ser sepultada por encontrarse en un estado deplorable el 19 de septiembre de 1644; sin embargo, el Señor la restauró completamente. Terminado el sencillo homenaje, la procesión reanuda su marcha hacia su Basílica: ya puesta en el altar se entona la Salve en latín y se imparte la bendición; luego se deposita en su trono. Así comienza el Novenario de la Renovación, acompañado de peregrinaciones, juegos pirotécnicos, serenatas en la plaza principal, Misas solemnes, rosarios con ofrecimientos, etcétera; la novena culmina el 19 de septiembre en recuerdo de aquel lejano año de 1644.