Secciones

Descripción Geográfica

Datos Físicos

Comunicados

Noticias en facebook:

Frase del día

 

 

Atento aviso

El Módulo del IFE estará presente en Palacio Municipal el Lunes 6 y Martes 7 de Octubre de 2014 con horario de 09:00 am a 04:00 pm.

 

Atento aviso

El Espacio Poder Joven estará brindando servicio en Palacio Municipal de Lunes a Viernes con horario de 08:00 am a 03:00 pm y de 04:00 pm a 08:00 pm.

 


Contador de Visitas 

> Inicio > Turismo > Geografía

Geografía

 

Descripción Geográfica

Ubicación del Municipio de Talpa de Allende, Jalisco, México.

Situación

     Este municipio se asienta en el flanco externo de los declives jaliscienses de la Sierra Madre Occidental y en la parte noroeste se localiza la cabecera municipal. Situado al sudoeste del Estado de Jalisco entre las coordenadas 20º 05’ 00” a 20º 30’ 55” de latitud norte y, de los 104º 42’ 30” a los 105º 13’ 25” de longitud oeste, situándose a una altura de 1,134 metros sobre el nivel del mar.

Delimitación

     Limita al norte con Mascota y Puerto Vallarta; al sur con Tomatlán; al oriente con Atenguillo y Mascota, y al poniente con Cabo Corrientes.

Extensión

     La superficie total es de 2,685 km² y ocupa el cuarto lugar en extensión territorial a nivel estado.

Cómo llegar a Talpa

 

 

Datos Físicos

Relieve

     Geología.- El municipio tiene una gran variedad de rocas como: ígneas extrusivas, ígneas toba, ígneas granito, sedimentaria caliza lutita, sedimentaria arenisca conglomerado, sedimentaria conglomerado y brecha, metamórfica exquisito. Y suelos de tipo residual y aluviales. El municipio está constituido por terrenos del período Cuaternario, compuesto por suelos aluviales, residual, litoral, roca sedimentaria, arenisca, conglomerado; del período Terciario compuesto por rocas ígneas extrusivas, riolita, basalto, andesita, toba y brecha volcánica; y del período Cretásico compuesto por rocas ígneas intrusivas, granito, diorita, graneodorita, grabo, diabasa, rocas sedimentarias, calizas y lutitas.

     Topografía.- El municipio se encuentra ubicado en la región costa del estado de Jalisco. La topografía es totalmente accidentada debido a su ubicación geográfica de la sierra de Cacoma, que forma parte de la Sierra Madre Occidental y sierra Madre del Sur. El municipio presenta tres formas características de relieve, la primera corresponde a zonas accidentadas y abarcan el 87% de la superficie; la segunda corresponde a zonas semiplanas que abarcan el 8% del territorio y la tercera corresponde a zonas planas con el 5% de la superficie. Las zonas accidentadas se localizan en la mayor parte del municipio y están formadas por altura de 2,760 a 1,500 metros sobre el nivel del mar. Las zonas semiplanas se localizan al sur de la cabecera municipal y están formadas por alturas de 300 a 600 metros sobre el nivel del mar. Las zonas planas se localizan al noroeste de la cabecera municipal y están formadas por alturas de 1 100 a 1 300 metros sobre el nivel del mar.

Clima

     El clima de Talpa de Allende se clasifica como húmedo en invierno y otoño; en primavera seco semicálido sin estación invernal definida y verano cálido con lluvias intensas. El mes más caluroso es mayo con una temperatura máxima promedio de 35.8º C, y el mes más frío es enero con una temperatura mínima promedio de 1.8º C. Las temperaturas más bajas se registraron en los años 1988 durante el mes de enero con una temperatura de – 5º C y en 1998 con una temperatura de –4.5º C. La temperatura media anual es de 21.3º C. Los vientos dominantes provienen del sur; se presentan algunas heladas en los meses de enero y febrero, principalmente en las zonas más altas del municipio; el promedio de días con heladas al año es de 27.5. Régimen pluviométrico: El municipio tiene una precipitación media anual, según datos acumulados desde 1946; de 1 029.7 mm. , con respecto a la precipitación media mensual el mes de julio es el que presenta mayor volumen con 258 mm. Y el menor, en marzo, con 2.5 mm. Se cuenta con otros datos importantes en otros meses que son considerados como de sequía, pero que ha llovido mucho como el mes de enero de 1992, que tuvo una precipitación promedio mensual de 414 mm. La precipitación máxima presentada en 24 horas fue el 13 de octubre de 1994 con 124 mm. La precipitación anual mayor fue, en 1980, con 1 510.9. Y la menor en 1975, con 709.8 mm. Los meses en que se presenta mayor precipitación son en la estación de verano. Siendo ellos de junio a septiembre; aunque en algunas ocasiones llega a prolongarse hasta octubre; cuando no es temporada de lluvias, caen algunas precipitaciones, a las que se les llama cabañuelas, dándose principalmente en los meses de enero y febrero y en algunas ocasiones en diciembre. Generalmente se presentan una o dos granizadas al año durante los meses de agosto y septiembre sin causar graves daños.

Hidrografía

     Los recursos hidrológicos del municipio se componen de los siguientes elementos:

     Ríos.- Talpa, Cuale y San Nicolás.

     Arroyos.- Mirandillas, Los Tejabanes, Chambueyes, Pitayas, La Quebrada, La Trementina, Los Otates, San Juan, El Coyul, Hondo, Desmoronado, La Tetilla, Camacho, La Quelitosa, Toledo, La Virgen, Los Anillos, Cornadero, La Huerta, Las Angelinas, La Lima, El Carrizo, La Taberna, Papagayo, Chicalote, Alpizaghua, Los Mezcales, Naranjo, Montegrande, Acajilote, Santa Quiteria, Santa Cruz, Los Arrayanes, La Mina, Aranjuez, El Pedregoso, Tepehuje, Peña Blanca, Las Moritas, El Altecuiz, El Rincón, Zapotes, Las Canoas, Piedra Atravesada, Las Rayadas.

Suelos

     Se considera como suelo, a la capa que capta, almacena y proporciona agua y nutrientes para las plantas que en él se desarrollan. La textura de los suelos es variable; en el área agrícola, los suelos son de textura media y en los márgenes de los ríos y arroyos generalmente son de textura gruesa, en el área forestal o de bosque son de textura fina. La profundidad de los suelos agrícolas es moderadamente profunda, de 50 a 90 centímetros; en los márgenes de los ríos son suelos delgados con una profundidad máxima de 30 a 40 centímetros. Los suelos existentes en el municipio son de tipo regosol- dístrico, calcárico y céntrico con clase textual en los 30 cm; suelos de tipo feozem, cambisol eútrico, crómico dístrico, con una clase textual en los 30 cm. ; suelos de tipo acrisol húmico dístrico yórico con una clase textual de los 30 cm.; suelos de tipo fluvisol eútrico con clase textual gruesa media; suelos de tipo audosol húmico eútrico con clase textual media. Así pues, el municipio de Talpa, está constituido con terrenos terciarios. La composición del suelo corresponde a los de tipo castaño o chésnut, así como a los amarillos latéricos prainearenosos y suelo rojizo, y cafés rojizos de bosque. Los suelos dominantes pertenecen al tipo cambisol crómico y regosol eútrico; y como suelo asociado se encuentra al tipo fluvisol eútrico.

Vegetación

     La flora se encuentra comprendida dentro el grupo de bosque de pino y encino en las partes altas del municipio como es la sierra de El Cuale, la Cumbre de Guadalupe o de Los Arrastrados. Lo que se refiere a oyamel y nogal se encuentra en Arroyo Hondo y parte de Aranjuez y Las Nueces. Lo que se refiere a parota, rosa morada, capomo, caoba, se encuentran en las partes bajas del municipio, como son: La Cuesta, Soyatán, La Concha, Santa Lucía, ya que pertenecen al clima tropical.

Fauna

     Debido a lo benévolo de los climas y por la variedad y riqueza de los bosques, pastos y productos agrícolas, se cría en la región, una gran variedad de animales, tanto silvestres como domésticos, ya que son una de las principales fuentes de riqueza del municipio. Entre los animales domésticos se encuentra el ganado vacuno que se emplea como animales de tiro en el cultivo de los campos. En las zonas donde la tecnología agrícola aún es rudimentaria. Además de ellos se obtienen productos como la leche, carne y sus derivados; elementos básicos para la alimentación de la población. El ganado caballar se emplea como elemento de transporte en algunas regiones apartadas y de difícil acceso; existe también el ganado porcino, sin que falten las aves de corral como gallinas, guajolotes, patos. Se practica también la cría de cabras y borregos, de los que se aprovecha la carne, leche y pieles.

     La fauna nativa del municipio, tanto del valle como de la zona montañosa, prácticamente ha desaparecido por lo menos en lo que se refiere a vertebrados, quedando tan sólo algunos mamíferos y anfibios, y eventualmente algunas aves de hábitos migratorios que ocasionalmente se encuentran en el lugar. La razón de pobreza de fauna, se debe a la influencia humana que se manifiesta a través de la caza ilegal, no respetándose los calendarios de caza aún cuando existe vigilancia por parte de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP). Lo abrupto de la región montañosa favorece a que gran parte de la variedad de animales silvestres habiten estos territorios. Algunos de estos habitantes de la selva son peligrosos para el hombre como el gato montés, tigre, león, mapache, coyote, puma; y entre otros animales se destacan los venados, ardilla, conejo, así como aves pequeñas de diferentes tipos.

     Las especies que más se explotan son el venado y el conejo por su carne y su piel. En los arroyos de la región costera abundan algunos peces como la trucha, carpa, boquinete, camarón y mojarra que son complemento de la alimentación del hombre. En todo el municipio abundan también los reptiles y los insectos de toda clase, muchos de los cuales son venenosos y nocivos para el hombre; entre los reptiles podemos destacar la víbora de cascabel y la coralilla. En algunas regiones cálidas podemos encontrar alacranes y escorpiones ponzoñosos.

Recursos Naturales

     La riqueza natural con que cuenta el municipio está representada por 176,987 hectáreas de bosque donde predominan especies de: pino, encino, oyamel, nogal, parota, rosa morada, caoba y capomo, principalmente. Sus recursos minerales son yacimientos de: oro, plata, plomo, zinc, cobre y barita.

Uso del Suelo

     La mayor parte del suelo tiene un uso forestal pues se destinan para ello 176 987 hectáreas; la actividad pecuaria tiene 31 128 hectáreas; la agrícola 15 375 hectáreas; para otro uso es 4 462 hectáreas; dando un total de 277 952 hectáreas. La tenencia de la tierra en su mayoría corresponde a la propiedad privada y en menor porcentaje a la propiedad ejidal.